Encontrando a Dios en un retiro (2)

Querida Ana Paula:

¿Sabes? solo te conosco por lo que tu mami me ha platicado de ti. Eres la niña que estaban esperando toda tu familia, muy amada por todos, pero muy especialmente por tu hermano que taaanto quería un hermano(a)… hasta que por fin llegaste tu. Pero, hay una persona más que te esperaba, esta persona te conoció desde antes que nacieras, de hecho, vio tus ojitos mientras que estabas en el vientre de tu mami, y escribió muchas cosas que quiere que vivas… tantas, que requieres una vida eterna para que puedas vivirla. Esa persona es Dios, y te ama tanto…. tanto que ha hecho todos los arreglos para que puedas pasar con el, esta vida, y la eternidad, ¿cómo?
Si, como seguramente ya sabes por la desobediencia de nuestros ancestros, nos hemos separado de Dios, y nacemos, todos separados de Dios. Esto nos hace nos ha llevado a que hagamos cosas malas delante de él, cosas que merecen un castigo. Bueno, pues Dios decidió enviar a Jesús para que él pagara en sí mismo el castigo que tu y yo merecíamos, de esta forma escaparíamos el justo juicio de Dios. ¿Esto significa que ahora todos han sido salvados del castigo eterno? No, porque Dios no obliga a nadie a que esté con él. Pero ofrece la salvación de forma gratuita para todo aquel que quiera estar con Él por la eternidad. Lo único que tienes que hacer es creer que Jesús pagó el precio de tus pecados en la cruz y que resucitó, y debes aceptarlo como el Señor y Salvador de tu vida. ¿Lo quieres hacer? esto implica estar dispuesta a que Jesús gobierne tu vida, leer su Palabra y obedecerla. Si estas dispuesta, entonces ora esta sencilla oración:

“Señor Jesús hoy vengo a decirte que te acepto como el Señor de mi vida, quiero que gobiernes mi vida, te la entrego para que cumplas tu propósito en mi. Creo que moriste por mi, para el perdón de mis pecados y que resucitaste, y te acepto como mi Salvador. Amen”

Si hiciste esta pequeña oración de corazón, la Biblia dice que él te da a su Espíritu Santo para que more dentro de ti. El te hará sentir el amor de Dios en tu corazón y te guiará a toda verdad y te hará entender lo que lees en la Biblia.

Que disfrutes mucho este retiro y recuerda: Jesús es una persona, no una religión. El quiere relacionarse contigo, porque te ama… así que aparta un tiempo diario para que puedas estar con el, platicar con el, y leer su palabra. Hay muchas cosas que quiere enseñarte.