Escogiendo tu pareja correcta

Mi querida amiga, sería muy fácil que un tercero te dijera quien es para ti y quien no…. pero tu tienes que crecer y armar las piezas del rompecabezas para llegar a la respuesta correcta. Lo genial es que la Biblia nos da claves que nos ayudan a resolver el añejo enigma de “a quien tiene Dios para ti”. La forma de tomar la decisión correcta es escuchando “sabiduría”, es decir, los criterios que la Biblia te marca para esta toma de decisión. Así que lo que te voy a transmitir aquí es justamente eso, los criterios que la Biblia establece. Será responsabilidad de tu parte evaluar si se cumplen en tu caso o no, o si los quieres seguir o no.

Primero debes entender que Dios tiene un sueño para ti en cuanto a la área matrimonial, y es responsabilidad tuya saber los lineamientos que Dios puso para que puedas alzcanzar ese sueño. Créeme Dios sabe qué es lo mejor para ti, y por esto te dejó esos linemientos.
Ok, comencemos:

1) Lo primero que tienes que averiguar es: ¿Estás lista para una relación?
COMPLETO EN CRISTO:¿Cómo saber eso? Lo puedes saber contestando estas preguntas: ¿Te sientes completo en Cristo? ¿Eres feliz? Si no has aprendido a suplir tus necesidades emocionales en tu relación con tu creador no experimentarás esa llenura, esa plenitud que él te ofrece… y si no sientes, no estas lista para una relación ¿Porque? porque buscarás suplir eso con tu pareja y eso asegurará tu fracaso en tu relación. Uno no debe comenzar con la relación con el vaso emocional vacío que genera  la actitud de “dame”, “hazme feliz”, “lléname”, uno, como cristiano, lo comienza con el vaso lleno que produce la actitud de “déjame darte”. La Biblia dice que en Cristo estamos completos (Col.2:10) y que en él hay plenitud de vida (Jn.10:10), así que cuando Dios dijo “no es bueno que el hombre esté solo, no lo comentó por que le falta algo al hombre, sino porque estaba tan completo, rebosando, que necesitaba un vaso en quien vaciar esa llenura. El mundo enseña el concepto de la media naranja, la Biblia enseña que debes ser una naranja completa… sino tu futuro matrimonio estará en problemas.

CAPACIDAD ECONÓMICA: Los hombres, a demás de esto, tienen que tener suficientes ingresos para poder sostener a lo que será su futura esposa. Durante los tiempos del antiguo testamento, después de que el novia pedía a la novia, este se iba a “preparar un cuarto, una casa donde los dos vivirían”… es decir, tenía los arreglos económicos para eso. ¿Tu novio tiene eso? ¿Trabaja? No hablo de opulencias, hablo de lo necesario para el sustento.

FRUTOS DEL ESPÍRITU: Otro punto para saber si estás lista para la relación es: ¿Tienes los frutos del Espíritu en tu vida? es decir, Dios ya ha forjado en ti el amor, gozo, paz, paciencia, bondad , beninignidad, la fe, la templanza, la mansedumbre, etc. (Ga.5:22,23; 1.Co.13:4-7). Si tienes esto ya forjado… ¿tu pareja ha sido forjada en eso? Si tu lo tienes forjado y tu pareja no, estas en yugo desigual estás escogiendo a una persona más inmadura que tu. Si tu y tu pareja, en cambio, no lo han forjado, no están listos, si empiezas una relación así solo debes tener en cuenta que Dios lo va a forjar en ti en tu matrimonio… y ¿sabes como Dios forja esas cosas?

TU VIDA ESPIRITUAL: ¿Cómo va tu relación con Dios? ¿Estás teniendo tu tiempo devocional (leer la Biblia y orar) regularmente? Porque créeme, si no la has desarrollado, LA VAS A NECESITAR. Necesitas que Dios te hable a lo largo de tu vida y lo hará solo si pasas tiempo con Él. ¿Tu pareja tiene su tiempo devocional? Si él es el hombre, es importantísimo que el la tenga, porque él guiará la relación y tu quieres a alguien que esté en sintonía con Dios…. sino van a la debacle. Los dos necesitan tener eso desarrollado, pues augura que las dos partes harán las correcciones que se necesiten en su relación sin necesidad de manipularse o chantajearse el un al otro. No puedes empezar una relación si no la tienes primero con tu Dios.

HAS MOSTRADO FIDELIDAD: Una relación más que de emoción, se trata de voluntad y compromiso… ¿Has mostrado esa fidelidad en otras relaciones (con tu familia, amistades, organizaciones, etc.)?  Si has tenido la actitud de “estoy contigo siempre y cuando no me hagas sentir incomoda o esté de acuerdo contigo”, sabes que estas actuando en inmadurez. Dios esta más interesado en desarrollar tu santidad que en tu comodidad. ¿Tu pareja ha mostrado esa misma cualidad? Sino… AGUAS! sin compromiso no van a llegar muy lejos, por eso  hay muchos divorcios y por eso muchas parejas prefieren vivir en “unión libre” para ver si son compatibles (es decir, para ver si “no me incomodas”).

MADUREZ PARA LIDIAR CON LOS CONFLICTOS: Lo anterior nos lleva a este punto, ¿tienes la madurez para lidiar con conflictos, diferencias y cosas que no te gustan? Si has desarrollado los frutos del Espíritu, podemos decir que estas lista. Para resolver conflictos tienes que tener un nivel de madurez mayor que en el que se crearon. Necesitas madurez para, por ejemplo, no hacerte la sentida y hablar para resolver el problema, o para empatizar y entender a la otra parte. Necesitas saber cómo hablar desahogada (emocionalmente),  y dejar a un lado todo egoísmo.

SANIDAD INTERIOR: Obviamente el taller de Sanidad Interior te ayuda a obtener muchas de estas herramientas… aunque vale la pena aclarar que puedes conocer la teoría y ser negligente en ponerla en práctica, y se pone en práctica a través de las diferentes situaciones dolorosas que viven en la vida. ¿Tu novio ya tomó el taller? Ya tiene estas herramientas integradas en sus personas. Sino ¡Aguas! porque ambos saber lidiar con sus emociones cuando están doliendo y tienen que cortar con juicios y expectativas en amargura que hayan desarrollado durante su niñez y juventud… de lo contrario, lo van a cosechar en su matrimonio.

Ok, una vez establecido los puntos para ver si estas lista o no para comenzar una relación, vayamos a las características que tiene ese sueño de Dios para tu vida matrimonial. Te advierto: es responsabilidad escoger lo que va de acuerdo al sueño de Dios para ti.

2) Puntos no negociables del sueño de Dios para ti:

HETEROSEXUAL: Dios quiere para ti una relación heterosexual. Sorry que lo aclare, pero a como están las cosas, no está demás. La Biblia condena clara y categóricamente las relaciones “matrimoniales” del mismo sexo.

NO ES UNA PERSONA CASADA: Una vez nos tocó ministrar a una señorita que hablaba de sus problemas de pareja con su novio, cuando nos salió con esto: “pero es que todavía no quiere dejar a su esposa”. Estábamos con cara de “WHAT?” La Biblia enseña claramente que una persona que abandona su matrimonio para casarse con otra persona comete adulterio de igualmente la persona que se casa con él;  y esa no es la voluntad de tu Padre en los cielos que tiene para ti. En pocas palabras: elimina a los prospectos que están casados. No te conviertas en un instrumento del enemigo para destruir algún matrimonio. La única concesión que la Biblia ofrece en ese aspecto es cuando el prospecto ya esta divorciado y su divorcio fue por causa de que su pareja le fue infiel.

MISMO YUGO: Dios enseña que la relación debe ser del “mismo yugo” (2.Co.6:14-18)

Compatibiliad de Fe: ¿Es un cristiano nacido de nuevo igual que tu? Si no puedes compartir con él lo que mas amas (que en teoría es Dios) y no puedes hablar el mismo idioma espiritual con el… estás en yugo desigual. Dios no tiene para ti un incrédulo o un “cristiano light”. Y aunque durante el noviazgo se puede entregar a Cristo, mientras no se convierta, no es material para el matrimonio. En relaciones de noviazgo con Yugo desigual tiene que haber deadline… y la “conversión” tiene que vigilarse con “lupa” porque la conversión puede ser por el “compromiso de quedar bien con la pareja”, y no de una genuina decisión de seguir a Cristo. Pero los frutos de una genuina conversión se hacen claramente evidentes.

Compatibilidad de llamado: ¿Tienen los dos un llamado compatible? Esto es importante porque por causa de no considerar esto me he topado con relaciones matrimoniales con muchas fricciones, un caso por ejemplo, el hombre es casi casi un misionero, se la pasa viajando 8 meses al año… y ella es una hogareña que no le gusta nada de eso, así que no lo acompaña.  ¿Que llamado tiene tu novio? ¿estas dispuesto a seguirlo en su visión? de lo contrario, no es la persona que Dios tiene para ti.

Compatibilidad en madurez: Hay personas que tienen una edad de 40 años pero una madurez emocional de 8 años. La madurez se manifiesta por los frutos del Espíritu en la vida de la persona, su forma de pensar (si se ha salido de la superficialidad, vanidad y egoísmo de este mundo para enfocarse las cosas que Dios pone como prioridad).

Todo este asunto del yugo desigual es porque Dios está apuntando a la unión de dos personas que se convertirán en una sola en todos los sentidos, por eso tiene que haber desde antes: 1) unión espiritual (tener la misma devoción por Dios); 2)unión mental (pensar en una misma forma de pensar) 3) unión emocional (la relación debe generar la suficiente confianza para que los dos se abran emocionalmente el uno con el otro y puedan ser entendidos y cubiertos el uno por el otro)… para luego culminar en la unión sexual. Por otro lado, esta unión es muy importante para poder estar en acuerdo para, por ejemplo, en la educación de sus hijos, pues esta debe hacerse bajo una sola dirección (al menos que quieran crear confusión en ellos)…. o ¿quieres estar tu sola en la formación espiritual de ellos?

EL HOMBRE COMO LÍDER: Dentro del diseño de Dios para ti el hombre debe ser el líder de la familia, el fundamento, el proveedor, el sacerdote. El debe ser alguien a quien puedas correr en busca de consejo espiritual y te lo pueda dar. Alguien que escucha la voz de Dios y sabe sintonizarse a su voluntad. En el modelo de la Biblia, el hombre es el que enseña a su esposa y a sus hijos la palabra de Dios. ¿Que tal está tu novio en cuanto a esto?… si aún no tiene estos atributos ¿vez que esté avanzando a pasos agigantados? ¿Está mas clavado en Jesucristo que en ti? ¿Lo ves apasionado por el bebiéndose la Biblia? Si un varón no sabe escuchar la voluntad de Dios para su vida, menos para su familia…. y créeme no querrás someterte a alguien no está sometido a la voluntad de Dios (y en tu rol de mujer cristiana, tendrías que someterte, y de por sí eso ya es difícil). El buen liderazgo del hombre lo determina si esta pegado a Dios o no y esto se evidencia en su andar, en sus frutos y la sabiduría espiritual que demuestra en las decisiones que toma (porque puedes toparte a religiositos “espiritualoides” que nada que ver). En este sentido debes tener cuidado de los pájaros nalgones: individuos que se tratan de venderse por el “gran llamado” o la “mega visión” que Dios les ha dado en su vida, pero que en su presente y en su historial no dan señal alguna de que tal cosa se vaya a cumplir. Si por ejemplo, te dice que tiene un llamado evangelístico como Yiye Avila pero no ha compartido el evangelio a más personas de lo que lo haría un cristiano promedio, ¡cuidado!, es un pájaro nalgón.  Si te dice que tiene el llamado para ser un importante empresario y manejar grandes sumas de dinero, y el susodicho todavía vive en casa de sus padres porque no se puede sostener y se la campechanea mientras llega su gran oportunidad, ¡cuidado!, es un pájaro nalgón. El presente y el historial de tu prospecto te arrojará la luz que necesitas para identificar si es o no un pájaro nalgón.

EL HOMBRE COMO EL SOSTÉN: Conozco hijos de familias acomodadas que nunca supieran trabajar. Sí, tienen la lana del mundo, pero saben como generar valor. En el diseño que Dios tiene para el hombre cabeza de familia, este es un hombre trabajador, que sabe como ser útil y generar valor.

MUJER COMO AYUDA IDÓNEA: En la Biblia se habla que la mujer es la ayuda idónea, una mujer virtuosa que complementa las virtudes de su marido. Aunque tu no diriges la relación, debes ser una sabia consejera, buena administradora, que ha aprendido a someterse a la autoridad delegada. ¿Cómo andas en esos atributos? ¿Los estas desarrollando?

AMOR INCONDICIONAL: En la relación matrimonial este es el tipo de amor que la sostiene… pero esto se demanda más en el hombre pues a este se le pide que ame a su esposa como Cristo amó a la iglesia (ahí nomás, para que te imagines cuanto te debe de amar). Tal vez digas: “esta loco por mi”, si pero si en el resto de sus relaciones demuestra actitudes egoístas, seguramente lo que tiene por ti es un “infatuation” el cual se acaba. Por otro lado… teme cuando demuestran una devoción por ti mayor que a la de Dios.

Hay más características en el diseño de Dios, pero con estas son más que suficientes para que puedas escoger sabiamente. Solo recuerda: es tu responsabilidad tomar decisiones sabias que te encaminan a cumplir el sueño que Dios tiene para ti en ésta área.

Ahora, en cuanto al Noviazgo:

  1. El noviazgo tiene un propósito, un tiempo y un lapso.
    1. Propósito:
      • conocer si son el uno para el otro
      • si son compatibles o no
      • si es o no la persona con la que te quieres casar
    2. ¿Cuales son tus estándares? ¿Cuáles son los estándares que Dios te ha dado?
      • Tienes que establecer cuales son los puntos negociables y cuales son intocables
      • Los puntos que Dios establece no son negociables
      • Hay puntos particulares que Dios no establece pero que puedes poner como no negociables, tienes que ver cuales si son y cuales no. Tal vez unos de tus puntos no negociables es que tenga carrera terminada, etc.
    3. ¿Yugo desigual?
      • Sí, puedes entrar en noviazgo en una relación de yugo desigual… pero no puedes entrar en una relación de matrimonio en yugo desigual.
      • Hay un tiempo de gracia, donde vez si da Señales de conversión…. sino, no es prudente dejar que la relación siga pues se pueden seguir uniendo emocionalmente, lo que hará más difícil un rompimiento.
      • Considera también el costo de oportunidad: prospectos viables espiritualmente que estás dejando ir por estar en la relación en la que estás.
    4. Pureza Sexual (la Biblia advierte severamente en cuanto a las personas que son de tropiezos a otros en el área sexual (1.Ts.4:1-7)
      • Limitantes en el noviazgo: no estimules sexulamente a tu pareja –ni el a ti (no abras la caja de pandora). No hagan nada que vaya encaminado a estimularse sexualmente. Ese fuego Dios lo ha reservado para el matrimonio, fuera, solo causa incendios.
      • Cuando el sexo se introduce en la relación de noviazgo (además de pecar contra Dios), hace que pierdas el enfoque o el propósito del noviazgo, y tu proceso de toma de decisiones se vea afectado (“you become bias”).
    5. ¿Hay alguien preparado para ti?
      • Sí, Dios tiene planes para ti, incluido eso. Pero ten en cuenta ese sueño que Dios tiene para ti sólo lo podrás recibir si estás viviendo su voluntad.
      • Por otro lado, el ya hizo arreglos en base a las decisiones que sabe que vas a tomar.
      • Toma en cuenta también que te va a dar a alguien de acuerdo a ti, tu preparación, tu santidad, tu sabiduría.

Con esto prácticamente termino. Seguramente te preguntarás “oye y donde quedan “las señales”, “coincidencias”, “citas divinas” que confirman o no una relación. Con respecto a esas “señales”, una relación nunca debe fundamentarse en eso, y nunca debe usarse para confirmar una relación aparte de la sabiduría que Dios quiere que apliques (todos los criterios arriba puestos). Es decir, si tienes todas las señales del mundo, palabras proféticas cumplidas, pero no tienes cumplidos los criterios arriba mencionados, de nada te sirve.  Yo en lo personal tuve relaciones en donde “se cumplía la palabra profética que un hermano me había dado”, hubo tambien “diosidencias” y provisión “milagrosa”, pero al final de cuentas tuve que terminar la relación por no haber en ella los criterios necesarios que la marcaban como realmente de Dios… y ahorita estoy felizmente casado.  Así que ¡aguas! si estas basando tu relación en puras señales y no en la sabiduría de Dios. En cambio, si lo estás basando en la sabiduría de Dios y además hay señales, ¡brutal!, es ahí cuando las señales cuentan con algún valor. Pero si las señales tratan de confirmar algo que se contrapone a la voluntad de Dios, puedes discernir que vienen del enemigo.

Espero que esto te sirva en tu toma de decisiones.