En esta Semana Santa

Edith!!

Mujer desde hace un buen que he querido escribirte y compartirte este mensaje.

Te advierto: seguramente voy a sonar cursi, pero quiero abrirte mi corazón a lo que siento y a lo que quiero expresarte así que como dijo una vez alguien “toleradme algo de locura” en lo que me explayo.

Sabes Edith? Desde recién te conocí Dios me dio por tu un amor, un cariño y una estima muy especial… y sigue hasta el día de hoy. Eres una mujer a quien quiero un chorro, jejejejeje… enserio. No fueron pocas las veces en las que noches me la pasaba orando por ti, por tu salvación, por tu bienestar… y la verdad es que me gustaría que al igual que yo, pudieras tener también la esperanza de la redención, la promesa de la vida eterna – jeje, quiero disfrutar a la Edith que Dios creo por siempre…Como bien sabes estamos en semana santa y, junto con millones de cristianos y católicos alrededor del mundo en estos días recordamos parte del mensaje crucial del evangelio: la muerte y la resurrección de Jesús por nuestros pecados… aunque hemos escuchado la historia cientos de veces, añoro que esta vez, a diferencia de otras ocasiones, el mensaje llegue a ti de forma personal, porque, ciertamente, tiene una profunda implicación personal.

Edith… Mi Padre te ama profundamente, y tú no podrás negarlo, ha estado contigo en tus múltiples idas, entradas, viajes y aventuras en las que te has metido, el mismo te ha dado ese favor (gracia) tan especial ante la gente que te rodea, favor que te ha abierto puertas, y te ha permitido ir y hacer cosas que muy poca gente ha logrado. Además de eso te ha dado una bella familia… y excelentes amigos (entre los que tengo la fortuna de ser contado jejejejeje ntc). Si, Edith, eres una mujer muuy, muuuy amada por mi Padre celestial… jejejejeje… te ama con pasión y locura.

Pero su amor va mas allá de lo que has experimentado hasta ahorita… el quiere llevarte a experimentar la “plenitud” de su amor. Hasta ahora lo que has experimentado son como las rosas que envía aquel joven enamorado a la casa de la chica por quien su corazón se derrite… Lo que ella experimenta ella son solo detalles de ese amor hasta que la chica le abra la puerta de su casa y lo deje entrar en su vida, entonces ella podrá experimentar en plenitud de todo lo que él tiene para dar. Y eso es lo que quiere Dios para contigo… se quiere convertir en el amado que entra a tu vida para quedarse contigo y tu con el, para siempre. Jejejejejejeje… es difícil explicar todo esto, digo,¿cómo explicas un sabor? ¿cómo describes el sabor mas delicioso que jamás has probado? Es difícil… creo que lo mas que puede hacer uno es describirlo torpemente con algunas palabras e invitar a la otra persona a que lo pruebe por si misma. Y es que enserio mujer, la relación con Dios es de las que más satisfacción y plenitud te traen (de hecho, es la que trae la completa satisfacción y plenitud), es deliciosa! Experimentar a Dios en tu diario caminar es fabuloso, sentir como habla a tu espiritu y te dice que “todo esta bien, que el esta contigo caminando a tu lado en esta aventura que estas viviendo, que sus ojos no se han despegado de ti”, o escucharlo hablar dándote confianza y certidumbre cuando hay confusión y no sabes cual es nuevo rumbo preciso que vas a tomar… o simplemente sentirlo abrazandote y envolviendote en su amor, o susurrandote a tu oido los hermosos planes que tiene para tu vida… aahhhhhhhh mujer, es indescriptible. —como te habrás dado cuenta estoy enamorado… y no es de extrañarse, es que Él es un enamorado empedernido y me a atraido a él con lazos de amor… y lo mismo quiere hacer contigo.

Edith el te ama tanto que no concibió el vivir la eternidad contigo por eso vino por tipara ti. Para él eres ese especial tesoro que tanto anhela para si. ¿Qué quiere Dios? una relación contigo, Intimar contigo, compartir contigo su gloria, su creación… por la eternidad. De hecho por eso mismo mando a Jesús por ti, porque era el único medio para que tú y Dios volvieran a reconciliarse y estar juntos por siempre—y no estoy bromeando.

¿Por qué Jesús? Cuando Dios creo al hombre desde un principio lo creo con la intención compartir con él su gloria (lo que él es, sus obras) y tener con él una relación basada en el amor mutuo que también sirviera como el motivante de todo lo que se hiciera entre los dos. Sin embargo, para eso tenía que crear a un ser con 1) libre albedrío (ya que el amor no se puede forzar y solo puede surgir de seres que tienen voluntad propia. Podemos estar diseñados para amar a alguien, pero no nos pueden forzar a amar ese alguien, no somos robots); y 2) la opción para escoger entre amar y no amar. Y a pesar del riesgo que corría (porque ese ser que crearía podía decidir no corresponder su amor), lo hizo. Hizo al hombre, y lo puso como el señor de esta tierra… pero el hombre decidió separarse de Dios y en ese momento el hombre expulsó al Espíritu de Dios de su ser y sus dominios.

Fue como si el señor y juez de una ciudad-estado se hubiera enamorado de una doncella a quien le construyo una hermosa casa y en su amor a ella se la regalo aun antes de que ella decidiera algo por él. Ella complacida por el regalo se queda con el, pero echa a su enamorado de su casa al decidir que no lo quiere. El como todo un caballero respeta su decisión, y se sale de la casa. Pero sin darse por vencido sigue buscándola, sigue tratando de conquistar su corazón… Tremenda chica con corazón de piedra resiste todo intento de conquista que venga de su parte. Todo regalo que el señor y juez de la ciudad le envía ella se los atribuye a sus varios amantes que empieza a tener. El la busca y le insiste que recapacite que vuelva al buen camino, pero ella vez tras vez lo saca de su casa. Ella le da vuelo a la hilacha y ahora mete a su casa a cuanto desconocido se le atraviese por el camino, y se empieza a meter en actividades ilícitas porque, no solo se roba la luz que usa en su casa, sino que ahora también vende droga, y a los niños-adolescentes de su vecindario! De hecho se rumora que en una pelea asesinó a uno o dos de sus colegas drogadictos. Todo esto no tarda en llegar a oídos de su enamorado el señor y juez de la ciudad, quien se entera porque ya son varias las denuncias contra ella que él recibe. El corazón del juez se deshace dentro de él porque, aunque ella continua despreciando sus regalos y su amor, él aún anhela pasar el resto de su vida con ella, “¡oh si tan solo ella quisiera!, ¡oh si tan solo ella quisiera!—el se lamenta. Pero ahora, aunque ella quisiera, él sabe que sus crímenes la separarán de él porque la sentencia que ella merece es la muerte por los varios asesinatos que ha realizado. Aunque ella se arrepintiera y aunque él quisiera, el juicio no puede ser anulado ni cancelado, el juez no puede violar la ley (ley que él mismo con el grupo de legisladores, ayudo a redactar para establecer justicia y bienestar en su territorio), no puede ser injusto y no darle lo que merece.

Los policías de la ciudad van al domicilio de ella a aprenderla. La casa estaba hecha un desastre, los policías incautan la droga, recolectan pruebas de los homicidios y la apresan. El juez, una vez en juicio, aún con ojos de amor y con el corazón que siente que se le parte en dos, dicta la sentencia: debe ser ejecutada. La ejecución se programa para el día siguiente en la mañana. Ella resignada por sus crímenes espera impaciente en su celda el momento de su ejecución.  Al llegar la hora, el oficial abre la celda y le dice: “Eres libre. El juez decidió morir en tu lugar, él pagó tu condena”. Y efectivamente, el juez, en su gran amor por ella decidió morir en su lugar… con el deseo ilusorio de que esto ganara por fin su corazón y que la muerte no surtiera efecto sobre él para volver a verla y estar con ella, ahora que esta libre de toda condena de muerte.

Esto fue justamente lo que Dios hizo por ti Edith… se encarnó y tomó tu lugar en la sentencia que tu y yo merecíamos porque la paga de todo pecado, de acuerdo a las escrituras, es muerte. El profeta Isaías unos 7 siglos antes de la venida de Jesús dijo de él:

Despreciado y rechazado por los *hombres,
varón de dolores, hecho para el sufrimiento.
Todos evitaban mirarlo;
fue despreciado, y no lo estimamos.
Ciertamente él cargó con nuestras enfermedades
y soportó nuestros dolores,
pero nosotros lo consideramos herido,
golpeado por Dios, y humillado.
Él fue traspasado por nuestras rebeliones,
y molido por nuestras iniquidades;
sobre él recayó el castigo, precio de nuestra *paz,
y gracias a sus heridas fuimos sanados.
Todos andábamos perdidos, como ovejas;
cada uno seguía su propio *camino,
pero el Señor hizo recaer sobre él
la iniquidad de todos nosotros.
Maltratado y humillado,
ni siquiera abrió su boca;
como cordero, fue llevado al matadero;
como oveja, enmudeció ante su trasquilador;
y ni siquiera abrió su boca.
Después de aprehenderlo y juzgarlo, le dieron muerte;
nadie se preocupó de su descendencia.
Fue arrancado de la tierra de los vivientes,
y golpeado por la transgresión de mi pueblo.
Se le asignó un sepulcro con los malvados,
y murió entre los malhechores,
aunque nunca cometió violencia alguna,
ni hubo engaño en su boca.
Pero el Señor quiso quebrantarlo y hacerlo sufrir,
y como él ofreció su vida en expiación,
verá su descendencia y prolongará sus días,
y llevará a cabo la voluntad del Señor.
Después de su sufrimiento,
verá la luz y quedará satisfecho;
por su *conocimiento
mi siervo justo justificará a muchos,
y cargará con las iniquidades de ellos.
Por lo tanto, le daré un puesto entre los grandes,
y repartirá el botín con los fuertes,
porque derramó su vida hasta la muerte,
y fue contado entre los transgresores.
Cargó con el pecado de muchos,
e intercedió por los pecadores.

¿Por qué hizo esto? Porque te ama demasiado mujer, porque tiene la esperanza de que en algún momento u otro corresponderás su amor y, ahora si, libre de toda condena de muerte de tu parte, puedas estar con él por el resto de sus días–porque él ha resucitado y vive por toda la eternidad.

Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él. (Juan 3:16-17)

Esta es la promesa que te hace Jesús:

Ciertamente les aseguro que el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no será juzgado, sino que ha pasado de la muerte a la vida. (Juan 5:24)

Porque la voluntad de mi Padre es que todo el que reconozca al Hijo y crea en él, tenga vida eterna, y yo lo resucitaré en el día final. (Juan 6:40)

Porque la vida eterna es un regalo, como dijo Pablo a los cristianos de Efesio:

Ustedes han sido salvados porque aceptaron el amor de Dios. Ninguno de ustedes se ganó la salvación, sino que Dios se la regaló. La salvación de ustedes no es el resultado de sus propios esfuerzos. Por eso nadie puede sentirse orgulloso. (Efesios 2:8-9)

Hasta ahora has disfrutado de muchas de las bondades de Dios, pero Oh Edith, si tan solo te rindieras a él y lo dejas entrar en tu vida, si tan solo confiaras en él y correspondieras su gran amor por ti, el te daría la vida eterna porque su deseo para contigo es que estés con él por siempre. Y este regalo lo puedes obtener aquí y ahora si así lo deseas, “pues la Biblia también dice: “Dios salva a todos los que lo llamen”… En una sencilla oración le puedes decir lo siguiente:

Oh Dios mío, hoy me arrepiento de mis pecados, de vivir alejada de ti, y hoy me vuelvo a ti de todo corazón. Entra en mi vida y haz con ella lo que gustes. Perdona mis pecados, límpiame, dame la vida eterna. Yo creo y acepto el sacrificio que hizo Jesús por mí en la cruz para el perdón de mis pecados, y creo también que lo resucitaste para mi salvación. Dame tu Santo Espíritu y no permitas que me aparte de ti. Amen.

Mi oración es que correspondas su amor y le entregues tu corazón. Si hiciste esto sinceramente… Dice la Biblia que haz pasado de las “tinieblas a la luz”, que has sido “sellada con su Espiritu Santo” y que ahora “tienes vida eterna en él”.

¿Qué siguiría de aquí? La emocionante aventura de conocerlo de forma personal en tu diario caminar, apartando cada día un tiempo para platicar con él (orar) y leer su palabra (empieza desde el evangelio de Juan y chutate todo el nuevo testamento). Seguramente vas a encontrarte que su mensaje no es muy “cómodo” o que “no encaja muy bien en nuestra cultura”… pero confía en él, el sabe que es lo mejor.  Y si vas a asistir a alguna iglesia (lo cual recomiendo que hagas) solo recuerda lo siguiente: tu fidelidad antes que a una religión, denominación, iglesia o líder religioso es para con Jesús, por lo que es tu responsabilidad pesar todo lo que se enseña con su Palabra (la Biblia). Cerciorarte que lo que se enseñe vaya de acuerdo a lo que tu Señor enseña en su palabra y que la estén trazando bien.

Bueno, aunque hay mucho mas que decir, este es el mensaje que había querido compartirte… este es el mensaje de semana santa, esta es la razón por la que Jesús murió… he loves you and wants you back with him. La sentencia ya fue cumplida, la puerta esta abierta, no tienes que morir sino que puedes estar con el para siempre si tan solo corres a sus brazos para corresponder su amor.

Feliz Semana Santa